Lunes, 13 Marzo 2017 11:08

Ignacio de Teresa Fernández Casas

Reseña biográfica: 

Docente de la Facultad de Arquitectura Universidad Católica de Santiago de Guayaquil, Ecuador

Publicado en Autores

Vivienda informal consolidada en Guayaquil

            Familia informal consolidada

Informal: sin. / impreciso, vago, relajado, inceremonioso, improvisado, poco definido, blando, suave, hogareño, democrático, familiar.

def./que no se ajusta a normas legales sino que se fundamenta en la confianza entre las personas / que no está sujeto a reglas ceremoniales, protoccolarias y solemnes, sino que es el propio del trato entre amigos y familiares / (ropa) que se adecua para la vida privada o familiar y que se viste más por comodidad que          por elegancia.

Consolidar: sin. / afianzar, solidificar, reforzar, asegurar, concentrar, estabilizar, amalgamar, compactar, condensar.

def. / hacer firme y durable algo / asegurar del todo, afianzar más y más / dar firmeza y solidez a algo / convertir algo en definitivo y estable /(thefreedictionary.com, thesaurus.com, RAE)

Por definición, informal y consolidado son términos contradictorios, de forma que al juntarlos, obtenemos un concepto en el que, paradójicamente, la consolidación, la firmeza, la durabilidad, la estabilidad y la solidez van asociados a la imprecisión, a la indefinición y a la improvisación de lo informal. Lo informal-consolidado presenta, por ello, características, en principio, enfrentadas; es dinámico y estable al mismo tiempo.1

En el ámbito social, el concepto de informalidad está ligado a lo familiar. Las relaciones familiares, la manera de vestir o de actuar dentro de la casa son, en esencia, informales. En el ámbito doméstico, lo informal no se entiende como lo que no respeta las normas, sino como lo que no las necesita; lo que sucede de manera relajada y natural en un ámbito de confianza, en el que el protocolo es prescindible. Podemos entender que la formalidad va contra la familia como entidad social, y que lo familiar es sustancialmente informal. La consolidación de la familia, por su parte, implica un afianzamiento de la estructura social, que en culturas como la de Guayaquil no implica el cese de su desarrollo, sino todo lo contrario. La consolidación va asociada al cambio; se genera una base estable, sobre la que la familia puede desarrollarse de manera dinámica y cambiante.

Podemos entender, entonces, que la familia, como estructura social, puede tener un mejor desarrollo en el terreno de lo informal-consolidado, que en el caso opuesto (formal no consolidado), en el que sufriría una doble restricción en cuanto a rigidez y a falta de estabilidad familiar.

            Casa informal consolidada

• Área consolidada:2 con infraestructura vial, servicios básicos y equipamiento social y urbano.

• Área no consolidada: zona de hábitat subestándar o deteriorado, cuyo desarrollo no sigue una planificación y carece de algún servicio básico.

• Ciudad formal: que cumple con regularidad dominical y urbanística.3

• Ciudad informal: que no cumple con lo anterior y proviene de asentamientos irregulares.

Si hacemos un ejercicio de aplicación de estos mismos términos en el ámbito urbanístico, la calificación de área consolidada o no consolidada guarda relación con el desarrollo social y urbano; mientras que la catalogación de formal o informal depende del sistema de ocupación del suelo y del cumplimiento de la normativa vigente.

Los tejidos consolidados corresponden, en su mayor parte, a lo que se entiende por ciudad formal, y los no consolidados, a la ciudad informal. Sin embargo, existe una pequeña desviación marginal entre ambos, que ha fluctuado en los últimos veinte años desde la existencia de áreas informales consolidadas, a la de áreas formales no consolidadas (fig. 1).4 Esto se debe, en parte, a la producción masiva de complejos de vivienda popular en el extrarradio de la ciudad,5 que generan dispersión, reducción de la densidad urbana y desconexión social de los grupos trasladados a dichos complejos habitacionales. Por ello, los planes urbanos actuales parecen priorizar la formalización de los tejidos informales frente a la consolidación de los informales. De ahí que la vivienda informal consolidada (VIC)6 tienda a ser sustituida por su contraria y que se perjudiquen los intereses de la familia.

05 Dearq19 Articulos03 01

05 Dearq19 Articulos03 02

05 Dearq19 Articulos03 03

Figura 1. Relación entre las áreas de desarrollo social consolidadas/populares (no consolidadas) y formales/informales entre 1990 y 2010. Datos obtenidos del Sistema de Información Social de la Municipalidad de Guayaquil. Fuente: elaboración propia

Santa María de las Lomas

El barrio de Santa María de las Lomas forma parte del 6,88 % de áreas de la ciudad que en 1990 eran consideradas informales y consolidadas (fig. 1). Resulta de especial interés por estar situado en el centro geográfico de la ciudad y porque refleja en su trama urbana los principales procesos urbanos por los que ha pasado Guayaquil desde mediados del siglo XX.

Una primera etapa de ocupación irregular de terrenos se produce en toda la ciudad como consecuencia de la explosión demográfica que experimenta Guayaquil a partir de la década de los cuarenta, debida al boom bananero y a la intensa industrialización que se produce en los años cincuenta, que conllevan el asentamiento irregular de las primeras casas en los terrenos comprendidos entre la avenida Barcelona, la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil y dos promontorios que encierran por completo la superficie que hoy ocupa el barrio de estudio7 (fig. 2). Esta etapa coincide con el desencadenamiento de la ocupación ilegal de tierras en toda la ciudad, cuya población se quintuplica en una década.8

05 Dearq19 Articulos03 04

Figura 2. Santa María de las Lomas con la Universidad Católica a la izquierda, la ciudadela formal de La Fuente al fondo, y la loma que le da nombre a la derecha. Fuente: el autor, 2014

Una segunda fase tiene lugar a finales de los años setenta, fecha en la que comienza a declinar el crecimiento poblacional de la ciudad, y la globalización hace notar el cambio mundial en el sector de inversión en vivienda, del ámbito público al privado. Este proceso se manifiesta en el barrio mediante una pequeña promoción privada de viviendas repetidas, situadas en el borde oeste (fig. 3, sector B).

05 Dearq19 Articulos03 05

Figura 3. Sectores dentro del barrio en relación con la normativa aplicable y el proceso de conformación. Fuente: elaboración propia

A partir de 1990 se consolida el centro de la ciudad.9 Tan solo aquellos barrios con límites geográficos claros (esteros, colinas, propiedades privadas, etc.) han mantenido cierto carácter informal y se han resistido a ser absorbidos por la trama urbana en retícula, mediante la que se consolida la ciudad. Santa María, junto a otros conjuntos habitacionales de escala similar, como la ciudadela Cristo del Consuelo o la urbanización La Chala, han mantenido la mayoría de su trazado original como asentamientos informales y se han mantenido al margen del cumplimiento de las normativas aplicables durante la mayor parte de su desarrollo.

En las últimas dos décadas, en un intento de reconducir las áreas informales de vivienda encerradas en la trama urbana del centro, y motivadas por un problema de renta urbana en el centro de la ciudad, se han ejecutado planes de incorporación legal del barrio, mediante incentivos que no han terminado de funcionar. Se construye el parque (fig. 2, sector E) y se realiza el trazado urbanístico de la parte sur (fig. 3, sector D). Se construyen vías perimetrales y se pavimentan las calles secundarias (fig. 3, sectores A y C), al tiempo que se incorporan servicios básicos de saneamiento, agua y electricidad.

Por ello, el barrio se ha mantenido al margen de las normativas legales durante su consolidación a lo largo de medio siglo, debido a su enclaustramiento. En la actualidad, sigue resistiéndose a ellas. Sin embargo, las obras de infraestructura vial y de servicios básicos son acogidas con alegría entre los habitantes del barrio. Santa María se consolida, pero se resiste a su formalización, ¿a qué se debe?

Un análisis cercano de la población del barrio ha permitido detectar algunos motivos para esta resistencia de las familias a la formalización de la casa:

a) Formalidad legal. La construcción de un comercio, de una terraza para comer, o de una piscina, necesita permisos legales que requieren una inversión previa en la consolidación de la casa que no se pueden o quieren permitir, por lo que recurren a objetos móviles que pueden montar y desmontar temporalmente y que ocupan la calle. Montan restaurantes con carpas, barbacoas y “salchipaperas”, o piscinas los domingos, en la calle, frente a su casa.

b) Ingresos discontinuos. La falta de ingresos fijos impide acceder a un crédito bancario para ampliar la casa, por lo que construyen de manera inmediata y parcial, a medida que obtienen capital.

c) Desarrollo divergente. La familia está formada por individuos que se desarrollan independientemente, y también de manera conjunta; pero la casa no permite esta evolución por partes, ya que está constituida por un único objeto construido difícil de modificar. La aplicación de normativas que restringen la evolución de la casa agrava el problema del desarrollo divergente entre la familia y la casa, lo cual produce problemas de hacinamiento e insalubridad. Los objetos que contiene la casa son los únicos capaces de responder a las necesidades particulares de la familia como unidad y como suma de individuos.

d) Tamaño de la pieza constructiva. La familia puede construir la ampliación de la casa mediante ladrillos, bloques, chapas metálicas, etc., que requieren la participación obligatoria de técnicos, aun cuando de todas formas genera construcciones de mala calidad. La pieza constructiva es demasiado pequeña como para poder utilizarla los propios usuarios; por su participación se limita a la compra de los objetos prefabricados accesibles en el mercado (carpas, cocinas exteriores, etc.).10

Por lo anterior, el carácter protocolario y rígido (formal) de la normativa aplicable resulta incómodo para la familia, como estructura social eminentemente informal. La familia suele convertirse en un sistema informal-consolidado, que se instala con dificultad en una arquitectura que tiende a formalizarse en sus normativas sin llegar a consolidar su infraestructura básica.

Familia

La familia es un grupo social caracterizado por una residencia común, la cooperación económica y la reproducción.

            George Murdock

Personas que conviven bajo el mismo techo.

            Instituto Interamericano del Niño11

Familia es una entidad viva entre cuyos miembros, de diferentes edades y generaciones, se establecen relaciones dinámicas.

            Organización de las Naciones Unidas

 Los lazos de parentesco son un producto cultura que no necesariamente pasan  por la consanguinidad Wikipedia, “Antropología del parentesco”

Alianzas y cuasisujetos

“Los sujetos (colectivos o individuales) en su estado de construcción permanente son cuasi-sujetos.” 12 (Bruno Latour)

El concepto de familia ha evolucionado desde la noción tradicional católica de la familia como pareja de padre y madre con hijos, hacia una estructura social cada vez más flexible, y donde las relaciones de parentesco entre los individuos que la forman se entiende de una manera más amplia y dinámica.13 La definición de las Naciones Unidas amplía el concepto de familia, incluso la libera de la necesidad de habitar en el mismo hogar, pues permite pensar en estructuras sociales más complejas, que se aproximen más al concepto de asociación vecinal que al de familia tradicional.

En esta idea híbrida de familia no es necesaria la existencia de un ancestro común, en contra de lo que defendían autores como Radcliffe-Brown, sino que la relación se debe más a lo que LéviStrauss llama alianzas.14 Las relaciones intrafamiliares están basadas, por ello, en sistemas de parentesco15 abiertos que describen a la familia como un sujeto complejo y en constante transformación (fig. 4).

05 Dearq19 Articulos03 06

Figura 4. Comparativo de la estructura social de una familia ampliada, y la de una familia nuclear. Fuente: Gabriela Cavezas e Ignacio de Teresa, 2016

Los cuasisujetos de Latour se describen como entidades impuras que contradicen el ideal de familia moderna, pues están formados por individuos de diferente índole y por las relaciones que se establecen entre ellos. La familia informal consolidada encuentra sustento en este modelo teórico, que sustenta su naturaleza híbrida y cambiante, diferente a las tipologías familiares tradicionales, pero semejante a las familias de otras culturas no occidentales. Desaparecen, de esta manera, las tipologías puras de familia y estas dan lugar a estructuras enmarañadas e inclasificables. Aparece así un universo de relaciones familiares que no pueden ser catalogadas en tipologías puras, sino simplemente mapeadas. La familia se convierte en un sujeto-colectivo, en un cuasisujeto impuro, cuya estructura tiende a ser más estable cuanto mayor es su complejidad, debido al aumento de intercambios de información entre sus miembros. De esta manera, la familia, al consolidarse, puede crecer y al seguir un régimen informal es libre de adherir miembros al núcleo inicial.

            Sintaxis familiar del barrio

En la figura 5 se muestra, sobre la parcela de cada casa, una matriz de seis dígitos que describe el número de personas y de núcleos familiares en el inicio de la construcción de la vivienda y en la actualidad, así como el incremento correspondiente.16

05 Dearq19 Articulos03 07

Figura 5. Estudio del incremento poblacional del barrio de Santa María a través de los núcleos familiares de cada casa. Fuente: Sofía Plaza e Ignacio de Teresa, 2016

05 Dearq19 Articulos03 08

Figura 6. Localización de las casas del barrio, los núcleos familiares por casa e integrantes por núcleo familiar, en el barrio de Santa María. Fuente: Raquel Villaquirán e Ignacio de Teresa, 2016

El término incremental sustituye aquí al de progresivo, al entenderse que la idea de progreso va asociada únicamente al aumento de los individuos de la familia, o de sus pertenencias; mientras que el incremento implica un cambio diferencial que no necesariamente tiene que ser positivo. Lo importante no es que la familia crezca, sino que se reestructure, que se vuelva más flexible y dinámica. La familia no solo añade nuevos miembros, sino que también puede perderlos, desplazarlos, reorganizarlos, etc., como consecuencia de la transformación de sus sistemas de parentesco,17 y de igual manera ocurre con sus objetos, que aparte de ser comprados, pueden ser intercambiados, vendidos, desplazados, sustituidos, etc.

Por otro lado, la existencia —en la mayoría de los casos— de más de un núcleo familiar en el interior de la casa genera un desfase entre la estructura social y física del barrio, que convierte la casa en un espacio colectivo, por lo que la casa, al convertirse en plurifamiliar, supone una nueva escala de colectividad entre la casa tradicional y el bloque de viviendas. La inclusión de varios núcleos familiares dentro de la misma estructura familiar genera, por ello, sistemas fractales que pueden contribuir a la consolidación social del barrio, al aportar diferentes esferas de identidad y de intercambios de información entre personas. En la figura 6 aparecen (de izquierda a derecha) las casas de las que está compuesto el barrio, los núcleos familiares que tiene cada casa y el número de integrantes de cada núcleo.

Al juntar las estructuras familiares de todo el barrio, aparece un esquema complejo que se aparta del que puede llegar a generar la vivienda formal. El barrio, en su condición de informalconsolidado, muestra dos características propias. La primera es una sintaxis familiar compleja en todo el barrio, y en cada una de las familias, que resultan imposibles de clasificar. La segunda es la semejanza existente entre el diagrama masculino y femenino de la población, que se opone al todavía habitual esquema polígamo de las regiones costeras de Ecuador, cuya estructura se ramifica a través de varias mujeres en el matrimonio.18 “La proliferación de híbridos”, que enuncia Latour, se hace patente en el barrio, en el que pocas familias encajan dentro de alguna de las definiciones tradicionales.

Casa

            Cuasiobjetos y objetos muertos

La familia informal consolidada, entendida como sujeto colectivo, híbrido y en permanente construcción, se enfrenta al reto de encajar en una arquitectura que proviene del rígido esquema moderno de casa unifamiliar.

La modernidad irrumpió en el territorio doméstico como una “obra de purificación”, que se oponía a la existencia de objetos impuros, de cuasiobjetos, así como de cuasisujetos como la familia informal consolidada. La casa moderna, con su sistema dominó, se resiste al cambio; es construida como un objeto acabado, incapaz de transformarse, que se convierte, nada más nacer, en uno de los objetos muertos de los que está llena la modernidad para Walter Benjamin, en la naturaleza muerta de Baudelaire.19

En oposición al objeto moderno, la casa informal consolidada se construye en estrecha relación con el sujeto al que pertenece.20 Ambos, objetos y sujetos, están en permanente cambio y tienen la misma naturaleza inconclusa, por lo que la necesidad de hibridación de la casa no proviene de un discurso teórico universal, sino de la hasta ahora inevitable interdependencia entre casa y familia.21 La casa es, de esta manera, un cuasiobjeto que escapa al control del arquitecto y se convierte en un objeto indócil, sobre el que solo tiene participación directa el usuario.22

            Arquitectura comercial

La arquitectura, tal cual la conocemos, no parece estar hecha para ser vendida en los países menos desarrollados.23 Sin embargo, todo lo que tienen las familias ha sido comprado a excepción de la casa, que todavía arrastra la rémora del diseño personalizado, ya superado por el mundo del mueble o del automóvil. El hábitat de las familias de estos países está formado por objetos escogidos dentro de un catálogo, y la personalización de la casa no reside en la adquisición de piezas únicas, sino en la selección de modelos de serie, y su disposición dentro de la casa y fuera de ella (figs. 7 y 8). Ropa, utensilios de cocina, electrodomésticos, mesas, camas, sofás, carpas, cocinas rodantes, bicicletas, coches, etc., forman el entorno habitable de cada familia y de cada individuo. Ampliar la casa es una cuestión de elección (choice), y “en esta disponibilidad (de elección) descansa la personalización” de la vivienda.24 Todos estos objetos se entienden como bienes de consumo fabricados en serie y organizados en modelos atractivos para la población. Como objeto paradigmático aparece el automóvil, cuya “euforia dinámica hace las veces de antítesis de las satisfacciones estáticas e inmobiliarias de la familia”,25 y que habitualmente es limpiado semana tras semana mientras sus dueños descuidan de modo alarmante el estado de la casa.

05 Dearq19 Articulos03 09

Figura 7. Interior de una vivienda en fase de consolidación, 2016. Fotografía del autor

 

05 Dearq19 Articulos03 10

Figura 8. Ocupación del espacio exterior de la casa con carpas y elementos de cocina móviles desplazados desde varias casas cercanas. Fotografía del autor, 2016

Mientras tanto, la arquitectura se dedica a construir contenedores para estos objetos: cajas fuertes difíciles de modificar, cuya complejidad constructiva requiere la participación de un técnico para su correcta transformación y que incitan al reciclaje constructivo torpe que ejemplifica el bricoleur de Lévi-Strauss.26 Herederas de la cultura antihíbrida occidental, en una versión americana radicalizada, las ciudades combaten la vivienda informal consolidada (los monstruos27 impuros de Latour, los objetos sucios inclasificables de LéviStrauss, la arquitectura Da-me [no buena] del atelier Bow Wow), mediante la reproducción en serie de un único modelo estandarizado, que genera guetos de vivienda formal no consolidada.28

            Parlamento de las cosas: el tercer reino

La casa como cuasiobjeto está compuesta por un conjunto de elementos (objetos), y por las relaciones que se establecen entre ellos. Los objetos, en sí, presentan características dinámicas que no tiene la casa como objeto “perfecto”, y que les permiten adaptarse al desarrollo de la familia; son intercambiables, desplazables, sustituibles, desechables, etc.29

La teoría informal de conjuntos permite estudiar las propiedades y las relaciones que se establecen entre grupos de objetos, entendidos como colecciones abstractas capaces de constituir objetos en sí mismos.30 Así, la casa puede entenderse como un conjunto de objetos, entre los que se pueden llegar a establecer relaciones algebraicas de pertenencia (A B), inclusión (A B), unión (A B), intersección (A ∩ B), etc. (fig. 9).31

05 Dearq19 Articulos03 11

Figura 9. Esquema de conjuntos inclusivos de objetos a diferentes escalas. Trabajo de taller de Raquel Villaquirán en la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil, 2016

Para Latour, las relaciones entre objetos son denominadas morfismos (medir, juzgar, clasificar, etc.), y son capaces de tejer redes globales. De esta forma, los objetos, al igual que las familias, quedan estructurados a través de conjuntos y subconjuntos interrelacionados, que son capaces de constituir, al igual que las familias, un sistema fractal. Los miembros de la familia, y los sistemas de parentesco de Lévi-Strauss, encuentran su correspondencia en los objetos y morfismos de Latour, por lo que la casa, entendida como conjunto de objetos, tiene la misma estructura que la familia, y puede llegar a desarrollarse en paralelo.

Latour describe el tercer reino como el escenario en el que los objetos se vuelven trascendentes, y no solo son construidos, sino que también construyen, ya que pueden condicionar a las personas. El poder recae en los objetos, que influyen en los sujetos; tienen voz propia, y forman lo que Latour llama el parlamento de las cosas. Para Serres, “el sujeto nace del objeto”. Y si en la modernidad era la casa como objeto único el que condicionaba al usuario, en el tercer reino es el conjunto de los objetos el que toma el poder.

Familia-casa

            Influencias sujeto-objeto

Frente al dominio del objeto, de forma aislada en la casa moderna, y como conjunto en el tercer reino de Latour, podemos señalar utopías urbanas alternativas, asociadas a las posibles variantes que hay en la relación entre sujeto y objeto.

La Nueva Babilonia, de Constant; la Do-it-YourSelf City, de Montes, y Tschumi, o la Non-Stop City de Archizoom, proponen campos de juego en las que el usuario puede libremente desarrollar su creatividad a través del uso de objetos móviles. El objeto sirve aquí como un medio para poner en práctica las ideas de las personas (ciudad = personas + objetos + ideas).

Por el contrario, en el Tercer jardín, de Gilles Clèment, el jardinero se convierte en un observador del objeto-jardín, preocupado por no actuar demasiado, por tan solo “cortar demasías”, como enuncia la inacción taoísta, por lo que hay una búsqueda intencionada de evitar cualquier tipo de influencia entre sujeto y objeto:

Sujeto Ü  Objeto: Modernidad

Sujeto Ü  ∑ Objetos: tercer reino (parlamento de las cosas)

Sujeto Objeto: Nueva Babilonia

Sujeto =  Objeto: tercer jardín

Sujeto Objeto: tercer mundo

Para Scott Lash, el ideal no es como para Clèment, que no haya influencias entre sujeto y objeto, sino que estas sucedan, pero de igual manera en ambas direcciones. Sin embargo, esta “planeidad” entre sujeto y objeto de Lash, solo es posible, según él, dentro de un sistema de intercambios global, y entra en crisis en sistemas locales encerrados en sí mismos, como el de los barrios VIC como Santa María de las Lomas.

            Arquitectura por aproximación: el tercer mundo

Esta planeidad entre sujeto y objeto lucha, a su vez, contra los males asociados al objeto entendido como bien de consumo. Podemos pensar que si el desarrollo de la familia y de la casa van de la mano, la adquisición de objetos para la casa tendrá una guía en las necesidades reales de la familia, evitando perderse en el mundo del deseo.

Familia y casa se aproximan el uno al otro mediante movimientos incrementales.32 Estos movimientos cambian tanto los elementos de los que está compuesta la familia y la casa como las relaciones que se establecen entre estos elementos.

Familia y casa forman un conjunto de sujetos y objetos interrelacionados, que son capaces de influenciarse mutuamente a través de la aparición de pequeños desequilibrios, como la compra de un automóvil, el nacimiento de un hijo o el desplazamiento de una carpa.

Los movimientos de aproximación entre casa y familia, entre sujeto y objeto, producen un hábitat que es desarrollado de común acuerdo entre ambos. Esta suerte de “arquitectura por aproximación” tiene para Rafael Iglesia más de natural que de artificio, al haber sido construida poco a poco, en un diálogo entre sujeto y objeto, que se transforman alternadamente.33 La arquitectura por aproximación sugiere, a su vez, la formulación de una nueva propuesta urbana basada en las características de la VIC.

La definición del tercer reino, de Latour, y del tercer jardín, de Clèment, hacen referencia a un tercer estado de las cosas, en el que el esquema dual de confrontación entre tesis y antítesis, bien y mal, sujeto y objeto, formal e informal, etc., da forma a un nuevo régimen como síntesis de los anteriores. El tercer reino o tercer jardín no son autónomos, sino que vienen definidos por la doble negación de otros dos estados anteriores.

En este sentido, podemos reformular el concepto de tercer mundo, que supera las posturas etnocentristas que lo sitúan a la cola de la evolución, para ser entendido como el resultado dialéctico del encuentro entre el primer y segundo mundo; entre sujetos y objetos, personas y cosas, sistemas de parentesco y morfismos, mercancías y bienes, etc.

Este tercer mundo, hecho de objetos y sujetos, de cuasiobjetos y cuasisujetos, pone de acuerdo la naturaleza primitiva del ser humano con las nuevas tecnologías de reproducción y transmisión de información, y ello permite que la flexibilidad informal del mundo de la tecnología digital34 irrumpa en el mundo físico de la arquitectura y que las posibilidades de fabricación en serie de objetos y su distribución mundial contribuyan a la proliferación de los híbridos que demanda la sociedad. Ello genera una arquitectura hecha para desaparecer en un mundo de objetos y sujetos híbridos.35

05 Dearq19 Articulos03 12

Figura 10. Fragmento de la propuesta desarrollada para el concurso de anteproyectos lanzado con motivo del congreso Hábitat III de Quito de 2016. Autores: Raquél Villaquirán y Romina Franco

05 Dearq19 Articulos03 13

Figura 11. Carpas temporales en un mercado informal en el cantón de Durán, 2016. Fotografía del autor


Notas al pie

1 En el sector financiero, entre otros, se ha hecho imprescindible el estudio de los mercados como sistemas dinámicos (system dinamics) que, a pesar de su fluctuación, conservan una base estable al mismo tiempo.

2 Para definir las zonas consolidadas y no consolidadas de la ciudad, la Dirección de Ordenamiento e Infraestructura Territorial delimita 32 áreas de desarrollo social (ADS) que se dividen en actualmente en quince áreas no consolidadas y en diecisiete consolidadas, organizadas siguiendo criterios de homogeneidad en tamaño y composición socioeconómica (Sánchez, Mercado de suelo informal, 34).

3 En el ámbito del derecho civil, el suelo debe tener título de propiedad registrado legalmente, y en el ámbito del derecho urbanístico debe cumplir con las normas establecidas y tener los servicios básicos.

4 Sánchez, Mercado de suelo informal, 34-39.

5 Como ejemplo encontramos Ciudad Victoria y Sociovivienda, en la zona noroeste, o Mucholote, al norte de la ciudad.

6 La sigla VIC hace referencia, a su vez, a los villages in the city (pueblos en la ciudad), que define la publicación de Stefan Al: Villages in the City, los cuales guardan estrecha relación con la VIC, al ser también conjuntos urbanos con características rurales, encerrados en la trama urbana.

7 Entre 1950 y 1962, la población de Guayaquil creció en un 97,4 %, con una tasa de crecimiento del 7,3 %, una de las más altas de América Latina (Sánchez, Mercado del suelo informal, 30).

8 Entre 1950 y 1962 el suburbio pasa de tener 30.000 habitantes en una superficie de 200 hectáreas, a 164.000 habitantes en 820 hectáreas, con una baja densidad poblacional (INEC, Censo de población y vivienda).

9 El sistema de información social de la Municipalidad de Guayaquil entiende por área de desarrollo social consolidada aquella que tiene infraestructura urbana y social básica y un nivel socioeconómico medioalto. En los tejidos informales de vivienda, podemos considerar un área consolidada aquella que tiene infraestructura vial y de servicios básicos, y de equipamientos sociales y urbanos mínimos.

10 Lévi-Strauss describe al bricoleur como un constructor que utiliza los fragmentos reciclados de otras construcciones. La pieza constructiva se vuelve demasiado compleja como para poder formar construcciones de calidad y requiere una formación profesional del sujeto.

11 Autores como George Murdock, y otros, así como asociaciones como el Instituto Interamericano del Niño (IIN), coinciden en afirmar que las características principales de la familia son habitar en una casa común, con dependencia económica y con sentimientos afectivos entre sus miembros.

12 Latour, We have never been modern.

13 Familia nuclear: estructura social compuesta por padres e hijos.

Núcleo familiar (u hogar): aquella estructura social compuesta por padres (parejas conyugales incluidas) con hijos (biológicos o adoptados si hay relación de dependencia económica), o hermanos sin padres, o abuelos con nietos.

Familia extendida (o extensa): “aquella estructura de parentesco que habita en una misma unidad doméstica (u hogar) y está conformada por parientes pertenecientes a distintas generaciones (padres, abuelos, primos, sobrinos, etc.)”. Pueden llegar a tener relaciones no consanguíneas dentro de la familia (Wikipedia, “Familia extensa”)

Familia ampliada: familia compuesta por más de un núcleo familiar. (UDLA)

14 Para Lévi-Strauss, el parentesco no es debido únicamente a un ancestro común, sino principalmente a alianzas entre familias. Estas alianzas, históricamente, han quedado selladas con el acuerdo matrimonial, que reflejaban en culturas antiguas un acuerdo social-económico entre las familias. Es decir, varios núcleos familiares se unían para beneficiarse mutuamente. Esta tipología de familia ampliada es opuesta a la idea de familia que occidente y la religión han defendido históricamente.

15 El IIN define tres tipos de parentesco: consanguinidad, afinidad y adopción.

16 El recuento de núcleos familiares se elaboró a partir de la definición de núcleo familiar ya establecida.

17 Por ejemplo, cuando un hijo se casa, añade una nueva persona a la estructura familiar, y un nuevo núcleo familiar, por lo que el incremento no genera un aumento de los individuos solamente, sino también una reorganización de la propia estructura, que se vertebra de manera diferente.

18 En regiones como Manabí es habitual aún hoy ver estructuras familiares basadas en la poligamia, donde un varón puede llegar a formar parte de varios núcleos familiares simultáneamente (en contra de la propia definición del término), con descendencias cercanas a los treinta hijos, estructuradas a través de varias mujeres, a veces de la misma familia. El estudio de Caroline Moser de las relaciones familiares y vecinales en Indi-Guayas añade nuevos lazos de parentesco entre familias de diferentes casas, lo que produce una sintaxis familiar más cohesionada que la que muestra la figura (Gente de barrio, 3 y 236).

19 Benjamin, La obra de arte en la época de su reproducción.

20 El propio concepto de familia va históricamente asociado al de la casa En las definiciones de familia que se han

incorporado en el texto, la casa aparece como legitimadora de la familia.

21 Estudios de arquitectura como Lacaton y Vassal explora la opción contraria en la que se produce un desfase intencionado entre la casa y su ocupante.

22 Lash, “Objetos que juzgan”.

23 El 95 % de las edificaciones que se construyen actualmente en las ciudades en pleno desarrollo, como Guayaquil, prescinden del arquitecto al desarrollarse siguiendo un régimen informal (Gentleman, “Architects aren’t Ready”).

24 Baudrillard, El sistema de los objetos, 159.

25 Ibid., 24 y 75.

26 Lévi-Strauss, El pensamiento salvaje.

27 La denominación de monstruo tiene una aplicación opuesta en la idea de Latour de cuasiobjetos impuros, y en la de autores evolucionistas como Darwin, que utilizan el término para referirse a las especies domesticadas por el ser humano. En el primer caso, el monstruo se entiende como resultado del desarrollo natural de las cosas, y en el segundo, como el resultado de la intervención antinatural de un ente creador (arquitecto).

28 En Guayaquil sirven como ejemplo los planes habitacionales de Sociovivienda, Mucho-lote o Ciudad Victoria, o las propuestas posterremoto, expuestas por el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda, en el congreso Habitat III, de Quito.

29 Los collages de Simon Evans (Everything I Have y otros trabajos) describen grupos familiares mediante relaciones de parentesco, y hábitats compuestos de todos los objetos que posee una persona.

30 La “teoría de los objetos”, la “teoría de las categorías” o la “teoría informal de conjuntos” y su “álgebra de conjuntos” proporcionan un marco matemático desde el que poder acercarse al estudio de los objetos complejos.

31 Para Abraham Moles, los objetos pueden quedar aislados, estar aglomerados en masa, sin relaciones entre ellos, o estar organizados en grupos que formen conjuntos interrelacionados (Telpenar, “Teoría de los objetos”).

32 Se utiliza aquí el término incremental, en lugar de progresivo, entendiendo que la idea de progreso va asociada de alguna manera al aumento de las pertenencias y al consumo, mientras que el incremento implica un cambio diferencial que no necesariamente tiene que ser positivo: junto a la acción de comprar, tienen cabida otras acciones como el intercambio, la venta o el desplazamiento.

33 Para Iglesia, algunas herramientas (como el martillo o la cuchara), que han sido construidas por el ser humano mediante modificaciones sucesivas en el tiempo, les aporta un carácter natural que los aleja del artificio (Iglesia, “La vida doméstica de los objetos”).

34 Lash, Crítica de la Información.

35 Kengo Kuma, en Anti-object, describe como antiobjeto aquel que lucha para no convertirse en uno, en un esfuerzo por borrar la arquitectura.


Bibliografía

1. Al, Stefan. Villages in the City: A Guide to South China’s Informal Settlement. Hong Kong: Hong Kong University Press, 2014.

2. Baudrillard, Jean. El sistema de los objetos. Madrid: Siglo XXI, 1969.

3. Benjamin, Walter. La obra de arte en la época de su reproducción mecánica. Madrid: Casimiro, 2013.

4. Chombart de Lauwe, Paul-Henry. Famille et habitation. Paris: CNRS, 1960.

5. Clèment, Gilles. “Trabajar con (y nunca en contra) de la naturaleza”. En De lo mecánico a lo termodinámico: por una definición energética de la arquitectura y del territorio. Barcelona: Gustavo Gili, 2010.

6. De Teresa, Ignacio. Relación entre las características tipológicas funcionales de la vivienda unifamiliar informal y su evolución espacial. Guayaquil: SINDE, 2015.

7. De Teresa, Ignacio. “Transformaciones incrementales en la vivienda informal consolidada: el caso de Santa María de las Lomas, Guayaquil”. Arquitecturas del Sur 34, n.o 49 (2016): 6-21.

8. Gentleman, Amelia. “Architects aren’t Ready for an Urbanized Planet”. The New York Times, 20 de Agosto de 2007. http://www.nytimes.com/2007/08/20/ world/asia/20iht-letter.2.7182262.html?_r=0

9. Iglesia, Rafael. “La vida doméstica y los objetos”. Seminario de Crítica, n.o 165 (2011): 2-28. Acceso 17 de octubre de 2016, http://www.iaa.fadu.uba.ar/ publicaciones/critica/0165.pdf.

10. Instituto Interamericano del Niño (IIN). “Familia”. Acceso 25 de mayo de 2014, http://www.iin.oea. org/IIN2011/index.shtml.

11. Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC). Censo de Población y Vivienda. Quito, s. f.

12. Koolhaas, Rem. Acerca de la ciudad. Barcelona: Gustavo Gili, 2014.

13. Kuma, Kengo. Anti-object. Londres: AA, 2008.

14. Lao Tsé. Tao Te Ching. Barcelona: Folio, 2006.

15. Lash, Scott. Crítica de la información. Buenos Aires: Amorrortu, 2005.

16. Lash, Scott. “Objetos que juzgan: el parlamento de las cosas de Latour”. Instituto Europeo para Políticas Culturales Progresivas, 1999. Acceso 24 de octubre de 2016, en: http://eipcp.net/transversal/0107/lash/es.

17. Latour, Bruno. We Have Never been Modern. Cambridge: Harvard University Press, 1993.

18. Lévi-Strauss, Claude. El pensamiento salvaje. México: Fondo de Cultura Económica, 1964.

19. Moser, Caroline. Gente de barrio, vidas extraordinarias: activos y reducción de la pobreza en Guayauil, 1978-2004. Santiago de Chile: Ediciones SUR, 2010.

20. Rodríjuez Sarmiento, Leonardo Orlando y José Obed Rodríguez Castro. “Concepto jurídico del núcleo familiar: un estudio sobre los ‘grupos familiares’”. Tesis de pregrado, Universidad Católica de Colombia. Acceso 10 de octubre de 2016, http://repository.ucatolica.edu.co:8080/jspui/bitstream/10983/2105/1/Concepto-jur%C3%ADdicodel-n%C3%BAcleo-familiar.pdf

21. Sánchez, Patricia. Mercado de suelo informal y políticas de hábitat urbano en la ciudad de Guayaquil. Quito: Flacso, 2015.

22. Telpenar. “Teoría de los objetos: Abraham Moles, Andre Ricard, Bernad Lobach, Scott Lash, Bruno Latour, Paul Virilio” [diapositivas], 2015. https:// es.scribd.com/doc/271684650/Teoria-de-Los-Objetos1.

23. Universidad de las Américas (UDLA). Familia: concepto, tipología y funciones. Quito: UDLA, 2015.

Publicado en dearq. 19